<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d32471826\x26blogName\x3dCr%C3%B3nicas+del+Ser+Alado\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://tetraptero.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://tetraptero.blogspot.com/\x26vt\x3d-4007985106874919861', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

domingo, abril 15, 2007

Prisión Traslúcida

No se que me pasó, me levanto, siento que he dormido en demasía pero…. ¿Dónde estoy? ¿Qué es esto? Veo todo mi entorno de un solo color, pero mi ser tiene su colorido habitual.

Examino detenidamente el lugar donde me encuentro, parece que estoy encerrado en una prisión, me siento como rata de laboratorio, en una especie de jaula de cristal, no hay nada alrededor. Palpo cada centímetro, es un prisma rectangular del cual, hacía arriba no percibo donde termina, con cuidado examino el suelo, pero no hay salida. Vuelvo a recorrer las paredes con aún más detenimiento pero no hay escapatoria.

Claro si es cristal bastaría con golpearlo con fuerza para que se rompiera. Lo intento con mi puño una y otra vez sin suerte alguna,¡auch! agito mi mano para intentar disolver el dolor, con el pie tengo el mismo resultado. Tomo el vuelo que me permite la dimensión de este lugar para abalanzarme sobre una de sus caras. Quedo inconsciente unos segundos y veo todo negro, he llegado a la conclusión que es muy duro para romperse. ¿Qué voy a hacer ahora?

Me siento a pensar lo que haré. Si brinco es posible que alcance el borde y pueda colgarme para salir. Lo intentó una y otra vez pero es demasiado alto no puedo tocar el límite.

Y si…piso con mucha fuerza, se oye un golpe duro y seco pero nada, me hago bola para caer sobre este, corro involuntariamente hacia todos lados porque dolor en mis glúteos me hace enterarme del resultado.

Otra idea se me viene a la cabeza, ¿por qué no uso mi cuerno? Me lo quito con cuidado e intento excavar con el, no se puede, lo vuelvo a intentar, creo que he roto un pequeño pedazo del suelo justo en su intersección con la pared, perfecto si sigo seguro podré escapar, después de un rato por cansancio aborto la misión. Pero el cuerno a quedado clavado en el hoyo, ¿y si hago palanca? Pongo todas mis fuerzas y ¡zas! Mi cuerno se ha quebrado.

Abracazam, Abracadabra, Ábrete Sésamo, nada. Me concentro mucho talvez con la mente pueda abrirlo, mmmmmmmmmm, todo igual. A lo mejor si hago mucho escándalo venga alguien a liberarme, grito, pego en las paredes en el suelo y nada, ¡carajo!.

Triste me senté ha esperar mi muerte con paciencia, unas lágrimas me brotan, caen por mi mejilla y la desesperación sale de mi ser, ¡Por favor sáquenme de aquí!, de pronto cuando abro los ojos me di cuenta de que las paredes empezaban a bajar, claro la palabras mágicas de “por favor” me habían liberado, salto de alegría festejo, bailo y canto, libertad.

Me apresuro a salir antes de que esto vuelva a cerrarse reverencia de despedida para los que me encerraron, les agito la mano diciendo adiós.

¡Pum! Me contoneo y caigo inconsciente otra vez al golpearme con otro muro traslúcido.